lunes, 28 de abril de 2014

[Reseña #8] Buscando a Alaska, de John Green

Cansado de su aburrida existencia, Miles, de 16 años, deja su casa para buscar su "gran quizás" en un colegio internado. Ahí su recién descubierta libertad y una enigmática chica, Alaska, lo lanzan de lleno a la vida. Miles se siente que está por alcanzar su objetivo cuando una tragedia inesperada amenaza con arrebatársela. ¿Cómo la intensidad de la amistad puede terminar en una pérdida devastadora?


La novela está dividida en un antes y un después. Literalmente. Empieza con una hoja que dice ANTES y cada capítulo es una cuenta regresiva a la tragedia, inesperada, impactante, increíble. Esperaba que la situación cambiara y que fuera solo una travesura más, pero no lo fue. Una vez que esto ocurre, arranca la segunda parte del libro: el DESPUÉS. Duelos, tristeza y dolor colectivo pero, especialmente, especulaciones sobre la verdad de lo que pasó. Sin embargo, durante toda esta parte, mantuve mi pensamiento cuento-de-hadas-debe-terminar-feliz, esperanzada de que John Green hiciera su magia para darme mi "y vivieron felices para siempre" y pudiera emocionarme. No pasó.
El miedo nos va a debilitar con cada segundo que pase si no luchamos.
El estilo de escritura siempre me pareció muy bueno, en este y en todos sus libros. El humor que logra imprimir en las situaciones que lo necesitan es impresionante.
Leí muchos comentarios de que aman al personaje de Alaska, y aunque no estoy de acuerdo, sí la admiro. Su forma de ser, de actuar y su manera de lograr ser una adolescente típicamente atípica. Sin embargo, por momentos, la sentí bastante parecida a Paper Towns, en cuanto a trama y personalidades de personajes. Un par de giros diferentes y cambios menores no hacen una historia totalmente diferente de la otra, mucho menos cuando son del mismo autor.
Los personajes principales, Miles y Alaska, son contrastantes. Totalmente opuestos, sí, pero contrastes al fin, lo que le da un atractivo diferente a la historia.
Cuando los adultos dicen: “Los adolescentes piensan que son invencibles”, con esa sonrisa mañosa y estúpida en sus rostros, no saben cuán en lo correcto están. Necesitamos no perder nunca la esperanza, porque nunca nos podemos romper de manera irreparable. Pensamos que somos invencibles porque los somos. No podemos nacer y no podemos morir. Como toda la energía, sólo podemos cambiar formas, tamaños y manifestaciones. Ellos olvidan eso al envejecer. Temen perder y fracasar. Pero esa parte nuestra, más grande que la suma de nuestras partes, no puede nacer y no puede morir, así que no puede fracasar.
No me decepcionó el final, es más, me emocionó descubrir el por qué de lo ocurrido antes de que fuera narrado, pero sí lo sentí raro. Tal vez no lo entendí como debería haber sido, quién sabe.
La tapa y su relación con la historia solo se entiende después de terminar el libro. Claro que eso pasa en la mayoría de las historias, pero hay unas cuantas que no, y está bueno saber que las editoriales aún hacen tapas que tienen que ver con el libro y su historia.
A lo que quiero llegar, es que Buscando a Alaska pone como tema principal a la amistad, la lealtad, su valor y su importancia. Y eso me parece asombroso. Muy recomendable.

Puntuación: 4/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...