sábado, 5 de julio de 2014

[Reseña #20] Mensaje en una botella, de Nicholas Sparks

Theresa, periodista y madre de un niño de doce años, decide tomarse unas vacaciones para tratar de olvidar su reciente y doloroso divorcio. Un día, paseando por la playa, encuentra una botella en cuyo interior hay una carta escrita por un hombre y dirigida a una misteriosa mujer llamada Catherine. Intrigada por el contenido de la misiva e impresionada por su extrema delicadeza, Theresa se dispone a iniciar la búsqueda del autor de la misteriosa nota. Lo que empieza como mera curiosidad se convierte pronto en la inesperada ocasión de recuperar su confianza en el amor, aunque los impedimentos propios de una relación adulta, sumados a un sorprendente desenlace, pueden ser un obstáculo capaz de frustrar ese deseo de cariño y compañía que permanece siempre latente en lo más profundo del alma humana.



Nicholas Sparks. Con sólo un nombre uno puede saber que debe estar preparado/a para la historia más cursi, melosa pero, a su vez, hermosa de la vida. Esta no es la excepción.

El hecho de que sean una divorciada y un viudo da un cambio a lo que estaba acostumbrada de este autor, porque hasta ahora los que leí son de primeros amores o, al menos, primeros casamientos. Así que sí, fue un cambio. Pero no malo, sino uno bueno.

Ya de por sí el hecho de encontrar una botella en la playa que tenga un mensaje es poco común, pero mucho menos es encontrar una carta de amor en ella. Morí de amor con la forma en la que este hombre habla de su amada y de su, valga la redundancia, amor eterno por ella. Si alguien me escribiera algo así, primero muero de amor, luego resucito, me caso y después vuelvo a morir de amor. En serio.

Los personajes me parecieron completos, como en todas las novelas de Nicholas Sparks que leí hasta ahora. Sus personalidades son de una forma por separado, pero cuando se juntan, cambian y se complementan. Así es como una pareja debería ser.
El océano tiene algo que afecta a las personas. Creo que esa es la razón de que venga tanta gente a relajarse.
Sobre todo, esta novela habla mucho sobre la realidad de tantas parejas en la actualidad. No los nombro por posibles spoilers, pero son más de los que parecen. Y Nicholas logra retratarlos con tanta claridad que es como si yo misma los hubiera vivido, cosa que lógicamente no hice teniendo 16 años. Pero su forma de describir las situaciones por las que los personajes deben pasar es tan realista que en serio te mete en el libro, te hace compenetrarte de semejante manera que pocos autores logran.

Me gustó que fuera rápido de leer porque, si bien es una buena historia que vale la pena, si se hubiera extendido mucho más, se hubiera tornado pesada y densa y no me hubiera gustado para nada. Sin embargo, tiene la duración justa y la cantidad de eventos necesarios para mantener una historia en movimiento, pero no de más.
En un mundo que casi nunca acierto a comprender, el viento del destino sopla cuando menos lo esperamos.
Realmente no me esperaba el final. Fue algo que me sorprendió muchísimo y que me entristeció un poco. De hecho, me sentí mal por no sentirme tan mal como debería. Cosas que pasan.

Sé que hay una película sobre este libro, pero no me gustan los actores así que dudo que la vaya a mirar. De todas formas, si ustedes quieren hacerlo, nadie los detiene.

Es un libro que está bueno leer pero, así como todo libro del romántico Sparks, una vez cada tanto, como para sacarse el sabor amargo de la vida.

Puntuación: 3/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...