viernes, 18 de julio de 2014

[Reseña #24] Rastro, de Maggie Stiefvater -leer el primero-

Por más que lo desees, es imposible detener el tiempo: pasa y lo cambia todo. Y lo malo es que te arrastra consigo.
El invierno ha acabado.
Para algunos es una época de cambios.
De Transformaciones.
Pero solo para algunos.
Sam sigue siendo Sam.
Cole sigue siendo Cole.
Isabel no sabe lo que quiere, pero sigue siendo quien es.
Solo Grace no está a gusto en su propia piel.
Primavera: una estación de historias que empiezan y de otras que terminan.
De despedidas.
De abandonos.
Pero todo abandono deja un rastro.

Segunda parte de una trilogía IM-PRE-SIO-NAN-TE. Sam ya no se transforma y parece que las cosas empiezan a solucionarse. Pero no, las desgracias ocurren.

Los personajes se forman y completan cada vez más, y aparece Cole. Cole, un músico adicto, vacío, que necesita ayuda y que, en teoría, debería reemplazar a Sam. Debido a que Sam ya no se transforma en lobo, Cole no necesita quedarse a cargo. Las transformaciones de todos los personajes, en cuanto a personalidad, son notables, pero lo son todavía más en Cole, lo cual no es de un día para el otro sino que lleva tiempo, por lo que es más realista de esa manera.
Tal vez no pudiera evitar explotar, pero al menos podía procurar que la onda expansiva no alcanzara a nadie más que a mí.
El principal problema tiene que ver con Grace y sus dificultades. Cuando uno piensa que las transformaciones de Sam dejaron de ser un problema (y dejaron de serlo), ¡BAM! llega otro problema de la misma magnitud.

Si bien parece que la historia avanza lentamente, al término de leerlo te das cuenta de que era el tiempo necesario para que todo lo que tiene que ocurrir ocurra cada uno a su tiempo y con el tiempo que necesita hacerlo (dije necesitar y tiempo muchas veces, oops).

Me gusta que se hayan agregado más narradores a la historia porque, no sólo se ve un mismo hecho desde distintos puntos de vista, sino que también se puede apreciar diferenciadamente lo que cada personaje vive y cómo debe superar los obstáculos que se interponen en su camino. Le da mayor dinamismo a toda la novela.

Hay bastantes flashbacks, pero en ningún momento es confuso ni se mezclan los tiempos, sino que se nota cuando empieza y termina cada uno. Además, con estos flashbacks es más fácil para lograr seguir conociendo a los personajes y un poco más de sus vidas, qué los hizo ser como son y por qué reaccionan como lo hacen.
Esta es una historia de amor. Jamás imaginé que hubiera tantos tipos de amor, ni que el amor pudiera obligar a la gente a hacer tantas cosas diferentes. Jamás imaginé que hubiera tantas formas de decir adiós.
La tensión que se puede llegar a sentir con este libro es gigante. Constantemente no saber qué es lo que está pasando, o saberlo pero que no te lo confirme el libro, o sospecharlo pero no estar segura, o sospecharlo pero negarte a aceptar la verdad son las tantas opciones de los pensamientos que pueden llegar a cruzar tu cabeza. O incluso algo más.

La realidad es que este sería el libro que menos me gusta de la trilogía, pero eso no hace que no me guste para nada, porque no es así. Es un libro que recomendaría a gente que sé que apreciará su belleza, no a cualquiera para que conozca a los lobos de Mercy Falls y arruinen la historia como pasó con tantas. No. Este libro es para los que sepan apreciarlo. Recomendable a más no poder.

Puntuación: 5.5/5 (más que un 5, pero no llega al 6. Rastro, te amo de todas formas)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...