sábado, 3 de enero de 2015

[Reseña #57] Pandemonium, de Lauren Oliver -leer el primero-

La antigua Lena ya no existe.
Yo la enterré.
La dejé al otro lado, tras una pared de humo y llamas.
Con Álex.
Ahora todo ha cambiado.
Quiero luchar por un mundo donde el amor no sea considerado una enfermedad.
Aunque no creo que pueda volver a enamorarme.
De esta segunda parte sí que no había leído nada de nada. No tenía opinión formada, no esperaba nada de él, estaba lista para lo que sea que estuviera por venir. Delirium me había encantado y esperaba que estuviese a la altura, pero no más que eso. No me decepcionó.

Pandemonium continúa la historia de Lena. Ahora, debe enfrentarse a la pérdida de Alex, pero sobre todo, a la nueva vida en la Tierra Salvaje. Todo es completamente diferente a lo que estaba acostumbrada, debe recuperar fuerzas y cambiar radicalmente. Se ve obligada a enterrar a la antigua Lena y revivir de entre las cenizas como una persona nueva, fuerte, renovada. Con una nueva identidad, debe enfrentarse a otra vida en una ciudad que no conoce y debe cumplir una misión. No está sola pero, ¿podrá hacerlo? Las complicaciones no se hacen esperar y hacen de este libro una increíble historia.
Ella cerró esa parte de sí misma, la dobló y la escondió en un lugar profundo e inalcanzable.
Me sorprendió de buena manera que no estuviera dividido en capítulos, sino en ‘Entonces’ y ‘Ahora’. Con de buena manera quiero decir que me gustó que así fuera porque te explica el pasado y el futuro sin necesidad de una gran extensión. Sí, obvio, te perdías un poco entre cada historia porque una vez que retomas el hilo de ‘Entonces’, tenes que continuar con ‘Ahora’ y recordar qué es lo que pasó en la parte anterior, pero nada demasiado molesto. Un poco, pero no tanto. A lo que iba con sorprenderme, fue que esperaba que el ‘Entonces’ del principio fuera como un prólogo o una introducción a la historia, que sería en capítulos. Esperaba que durara un par de hojas y listo. Lo empecé un día a la madrugada, antes de irme a dormir, porque quería leer el principio y dejarlo ahí, para después continuarlo al otro día. Cuando mi hermana quiso apagar la luz de nuestra habitación, yo había avanzado como diez hojas y me faltaban más de otras diez para llegar al ‘Ahora’, cosa que no había visto cuando empecé a pasar hojas para ver cuánto me faltaba. Pensé que era todo uno, que no estaba dividido para nada. Lo dejé al final de una página con punto y lo seguí al otro día, que fue cuando me di cuenta que llegaba a un ‘Ahora’ y me empecé a reír sola. También me llamó la atención que cambiara la fuente entre el ‘Entonces’ y el ‘Ahora’, pero eso ya es cosa de la editorial. Era un poco molesto al principio que me cambiaran la fuente de la letra, más perder el hilo de la historia cada dos segundos, más que era lento… uf, ya entienden. Tardé como dos semanas en leerlo de lo lento que era. Todo lo lento y denso que no me pareció el primero me pareció este. No es que no me gustara, al contrario, quería saber más y más, pero al mismo tiempo me aburría leer muchos “capítulos” seguidos. Eso fue hasta que llegué a las últimas 50 hojas aproximadamente.

Me encantaron los nuevos personajes, aunque no logré identificarme con ninguno, ni tampoco terminar de conectar. Creo que es más que nada porque mi vida es totalmente diferente a la de ellos y (gracias a Dios) no me hace falta nada y todos los días tengo la certeza de que va a haber tres platos de comida frente a mí a lo largo del día. Ellos no. Y eso que logro empatizarme con las personas y sus situaciones bastante fácil, pero no pude lograrlo y pienso que fue más que nada por eso. Como nunca viví verdadera necesidad, no entiendo sus reacciones o sus formas de vivir.

La trama me pareció interesante, pero como ya dije, lenta. Un par de cosas me parecieron un poco exageradas o colgadas, pero fueron las menos.

Pero no digo nada. Asciendo las verticales y lisas paredes de la torre. Me encierro en lo más profundo; elevo muros de piedra entre nosotros.
Pero si hay una cosa que me impactó es el final. Sin embargo, no me impactó de la misma manera que tendría que haber hecho por una simple razón: me spoileé. Sí, me auto-spoileé. Estaba buscando fan-art de Delirium para la reseña de ese libro y me encontré con algo de Pandemonium y ¡BAM! Spoiler. Después, quise ver cuántas hojas me quedaban para llegar al final y ¡BAM! Otro TREMENDO spoiler. Me hubiera gustado no tener esos dos spoilers, pero la parte positiva es que todavía  no me spoileé Requiem. En fin, el final. EL FINAL. Es increíble y no te lo esperas para nada (excepto que seas yo y te auto-spoilees), que te cae de la nada, que te dan un par de indicios pero muy por encima, entonces no los notas, a menos que los estes buscando. Me parece que fue la mejor manera de terminar una segunda parte y darle el pie para la tercera.

En conclusión, me gustó mucho y la verdad lo recomiendo mucho, porque entretiene, te hace ver todo en perspectiva, te deja enseñanzas y, lo más importante, te transporta de manera única a un mundo distinto regido por reglas diferentes a las nuestras. Muy bueno.

Puntuación: 4.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...