viernes, 9 de enero de 2015

[Reseña #58] Requiem, de Lauren Oliver -leer el 1° y el 2°-

Han tratado de acabar con nosotros. Pero todavía estamos aquí. Y cada día somos más. Quizá tengan razón y nuestros sentimientos nos vuelven locos. Tal vez el amor es una enfermedad de la que tendríamos que curarnos. Sin embargo, hemos elegido un camino diferente. Y al final, esa es la mejor cura: ser libres para elegir. Ser libres para elegir... aunque sea equivocadamente.
De este tampoco había leído o escuchado comentarios u opiniones para nada, pero sí esperaba más porque es el final de la trilogía y, como todo final, tiene que ser genial. Además, después de la última frase de Pandemonium, más específicamente la última palabra, TENÍA. QUE. SEGUIR. LEYENDO.

La última entrega de la trilogía Delirium nos cuenta el punto cúlmine de los intentos revolucionarios de la Resistencia. Ahora que Alex está de vuelta, las preocupaciones de Lena aumentan a un millón. La Resistencia, su madre, Alex, Julian, los del otro lado, los ataques. Ya no hay lugar seguro, perder gente es más fácil y rápido de lo que nunca creyó y las cosas no son tan simples como hubiera querido.

Por empezar, Alex está de vuelta. Alex está de vuelta. Alex está de vuelta. No sé si se nota, pero soy totalmente #TeamAlex. Eso cambia todo de una forma radical. Lo decepcionante fue que me lo había spoileado yo sola, pero sigue siendo impactante de cualquier manera.
Los nuevos personajes que aparecen en este libro me parecieron que ayudaban a la historia, pero no los sentí importantes. Lo sé, es raro. Lo pensé y repensé una y mil veces, pero no logro darle lógica. Los personajes nuevos son importantes, obvio, porque sin ellos la trama sería completamente diferente, pero al mismo tiempo, no los sentí correctos. Como si les faltara algo. No logré conectar con ninguno de ellos, al punto de que si hubieran muerto, no me habría importado. Con Julian en Pandemonium me pasó más o menos lo mismo, pero no a tal extremo. Pienso que es simplemente porque quería que Lena estuviera con Alex apenas él volviera. Imposible, por supuesto.

La trama me gustó mucho porque es la resolución de una problemática que viene creciendo desde el primer libro. Crece, crece, crece, hasta que llega al límite y explota. Y ahí es cuando todo lo interesante viene a montones y no para hasta el final. Te mantiene pegada al libro hasta que lo terminas, y cuando eso pasa, te quedas pensando en él por horas y horas, incluso días. Tuve que esperar dos o tres días para agarrar otro libro porque me había quedado con Requiem. Esas son las cosas que amo de los buenos libros.
Pero nosotros hemos elegido un camino distinto. Y al final eso es lo importante de haber escapado de la operación: somos libres para elegir. Incluso somos libres de elegir la opción equivocada.
Se nota mucho la evolución de Lena como persona, no sólo a lo largo de la trilogía, sino más que nada en este, y cómo lo nota Alex también, cómo se da cuenta que ella ya no es la misma persona que solía ser cuando estaba con él. Maduró, cambió, se hizo más fuerte, evolucionó.

Hubo una frase que me hizo fangirlear como loca por unos cuantos minutos, los cuales mi hermana presenció. Lamentable, pero necesario. Pensaba dejarla acá, pero creo que sin leer todo lo anterior en el libro no tiene el mismo impacto, y además si ya la leyeron acá y después leen el libro no tiene la misma gracia, pero si hay alguien que ya leyó el libro, ¿de cuál piensan que hablo? Dejen sus comentarios :)

Como dije antes, así como la problemática va creciendo, crece también al tensión entre "Zombilandia" y la Resitencia. Crece, crece, crece, y BOOM. Explota. Con esta explosión llega el final. Un final que, era esperable en realidad, pero que te sorprende de cualquier forma. Además, la forma en que está escrito te produce tantas cosas inexplicables adentro tuyo. Te revuelve de tal manera que queres salir a la calle a revolucionar el mundo.
Así es el pasado: se difumina, se hace denso. Si no tenés cuidado, terminará por enterrarte.
 Otro detalle que me gustó mucho fue que saqué un montón de frases de este libro. Frases inspiradoras, que te llegan bien hondo, así que voy a compartir un par más.
Al final, las cosas funcionan. Cada uno recibe lo que se merece. Las ruedas de Dios no giran a menos que encajen todas las piezas, ¿sabe lo que quiero decir? Y usted recibe lo que le corresponde y ella recibirá lo que le corresponda.
Eso es lo que la gente hace en un mundo desorganizado, en un mundo de libertad donde se puede elegir. Se van cuando quieren. Desaparecen, regresan, se vuelven a ir. Y vos te quedás sola, a juntar los pedazos.
Hay que ser más grande, más fuerte, más despiadado.
Hay que herir o salir herido. 
En conclusión, me encantó este libro, la trilogía, las precuelas, TODO. Recomendable a más no poder.

Puntuación: 5/5

Puntuación trilogía: 4.83/5

2 comentarios:

  1. No pude resistirme a ver tus reseñas de los siguientes libros de la trilogía.

    Personalmente el final me encantó, eso sí, después de meditarlo un poco. Apenas lo acabé fue como "no puede terminar así, tiene que haber más" pero después de pensarlo decidí que era perfecto, que hacía que toda la historia y personajes fueran más reales. Que sus vidas y la "revolución"( los leí recién publicados y ya olvidé los términos.) No acaban, si no que todo apenas empieza. En fin, deja mucho que pensar.

    Que bueno que te hayan gustado. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, te da más que pensar porque no te dice cómo pasaron las cosas sino que deja que lo imagines vos por tu cuenta. Gracias por el comentario!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...