sábado, 19 de agosto de 2017

Mi amor/odio a leer en el transporte público

¡Helloooooo! ¿Todo bien?

Asumo que a esta altura de agosto, ya todos empezamos de nuevo nuestros respectivos cuatrimestres/años lectivos, ¿no? Y con eso también retomamos los viajes de acá para allá. Algunos caminan, otros toman colectivo, otros subte, otros tren, otros todas las anteriores. Pero llegues como llegues a tu lugar de estudio o trabajo, es más que probable que en algún momento necesites del transporte público. Y a veces, no nos da el tiempo para sentarnos en casa cómodamente a leer un rato, sino que tenemos que encontrar el momento y dejar de lado la comodidad. Ahí entra el rol del transporte público.

Resultado de imagen para leer en el transporte publico
Cuando iba al secundario no tomaba nada porque lo tenía a 10 cuadras así que patitas para que las quiero, me tocaba caminar. Pero ahora para ir a la facultad tengo que tomar un colectivo y un subte, dándome cerca de hora y media haciendo la nada misma, ¿adivinas a dónde va esto? Sí, uso ese tiempo para leer.

Y después de año y medio de experiencia, tengo suficiente material para contarte lo que odio y lo que amo de leer en el colectivo/subte.

LO QUE AMO
1. No tengo (casi) distracciones
Si estoy en mi casa, es más que seguro que agarre el celular, que agarre la computadora, que empiece a mover cosas en mi habitación (porque siempre está desordenada gracias a mí), que entre a Instagram y no salga más, que justo pase por adelante de la tele y me enganche con lo que estén mirando el resto...hay muchas maneras de distraerme en mi casa. Pero cuando estoy en el colectivo o en el subte, las únicas posibles distracciones son asegurarme de no pasarme de parada/estación y prestar atención a que no suba nadie a quién tenga que darle el asiento. A la hora que viajo los dos transportes van re tranquilos así que casi siempre tengo asiento en el colectivo y en el subte tengo seguro, así que es genial.

Resultado de imagen para leer en el transporte publico
2. No es tiempo perdido
Si no hiciera nada, sería mirar la nada por hora y media y perder ese tiempo cuando lo podría aprovechar de alguna manera. En este caso, lo aprovecho leyendo. De esa manera, no siento como si estuviera perdiendo el tiempo sin ser productiva de alguna manera. Después en mi casa ya pierdo bastante en distracciones, así que si puedo aprovechar ese rato para leer, bienvenido sea.

3. Sé que tengo un mínimo de media hora de lectura por día de cursada
Curso tres días a la semana (GOLAZO), por lo que tengo aseguradas, como mínimo, hora y media de lectura a la semana, con cuatro horas y media como máximo, y eso solo contando lo que leo en el colectivo/subte. Ge-nial. Hay semanas en que no me alcanza el tiempo para sentarme tranquila a leer, por lo que esos ratitos son los que me salvan. (Cabe aclarar que si no me alcanza el tiempo es porque me organizo horrible, pero eso al margen).

LO QUE ODIO
1. Incluso si estás leyendo, hay que estar atentx a los alrededores
Mal que pese, esto es Argentina, y si estás en el transporte público, con la mochila encima pero distraída leyendo, es probable que termines siendo un objetivo para que te roben. Es malísimo, pero es la realidad. Y hay veces en que estoy re metida en la historia y de repente tengo a alguien encima y es como "Apa amigo, espacio personal" (internamente claro está). Porque como dije más arriba, no viajo en hora pico y hay espacio de sobra para no pegarse unos con los otros, sobre todo si uno está sentadx, así que por eso intento concentrarme en la lectura pero al mismo tiempo prestar atención a mis alrededores. Tuve práctica en el colegio para que no me pesquen leyendo, sigo teniendo práctica cuando viajo. Es una habilidad adquirida (?) Claro que aparte de este detalle, también hay que estar atentx para no terminar cuatro estaciones más lejos y tener que caminar la vida (todavía no me pasó, yaaaas)

2. Cuando le calculo mal y me quedo a mitad de capítulo
Cuando veo que me faltan dos o tres estaciones, mi cabeza se transforma en una calculadora y estoy como "si me faltan más o menos cinco minutos para llegar a la estación en que tengo que bajar, y para terminar el capítulo me quedan cuatro carillas...hmm, si me apuro llego", y por lo general me sale bien.

Imagen relacionada

Pero después hay otras veces en que "si me faltan cinco minutos y empiezo nuevo capítulo de diez carillas no llego...YA FUE" y evidentemente no llego, por lo que tengo que quedarme a mitad de capítulo por el resto del día hasta que encuentre algún hueco para terminarlo.

3. La gente que no presta atención y te lleva puesto el libro
ESTO ES LO QUE MÁS ODIO DE TODO. Ya me pasó unas cuantas veces y lo odio cada vez. Ojo, no me refiero a la gente que viene con mil bolsas, bolsitos y mochilas cual equeco, porque a esa gente la entiendo y no me molesta. No podes calcular bien con todos los bolsos. Yo lucho con la mochila y la carpeta N° 6, imaginate la gente que lleva mil bolsas juntas. No, me refiero a la gente que viene con el celular en la mano, o que viene en cualquiera, o que no le importa nada, y te lleva puesto el libro. Onda, no estoy en el medio del pasillo como para que no tengas manera de esquivarme. Incluso si me chocas, por lo menos un "Disculpa". Pero nop, ni eso. Me indigna la gente así.

Así que ahí está todo, o lo que me acuerdo, al menos.

¿Vos también experimentaste alguna de estas situaciones? ¿Cómo lo manejas?

¡Nos leemos el martes y nos vemos el miércoles por el canal!

10 comentarios:

  1. ME ENCANTÓ ESTA ENTRADA.
    El poder leer mientras se viaja es un alivio. Pienso en la gente que se marea y es como "me apiado de tu alma". Es un tiempito muy útil. Cuando voy para la facultad tengo una hora en charter, siempre me llevo un libro y el ebook (por si apagan la luz). Me gusta empezar el día leyendo algo totalmente ajeno a la facu, me despeja un montón, a la vuelta veo si estoy muy cargada de cosas o puedo tomarme un break.
    El otro día me pasó eso de que me llevaron el libro puesto. Estaba en el subte, sentadita lo más bien, y un chabón casi me lo tira. Me quedé como "che, de onda pero el subte está medio vacío, ¿qué necesidad?". Me da mucha rabia cuando no piden perdón.
    Algo que también me encanta de viajar es ver que otras personas están leyendo. Una vez me pasó que yo estaba leyendo Mr. Mercedes y el chico que se sentó al lado mío estaba leyendo 22/11/63. Cuando nos dimos cuenta, terminamos hablando de Stephen King hasta que me bajé; esos encuentros random son geniales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari! Yay, qué bueno que te haya gustado! Qué copado tener el libro y el ebook por las dudas, siempre lista jajaja
      Claro, eso es lo peor! Tipo, chabón, el subte está casi vacío, por lo menos un disculpá al pasar...pero ni eso.
      Nunca me pasó de empezar a hablar con alguien cuando viajo por causa de un libro, pero qué genial que te haya pasado. Me imagino la cara de los dos cuando se dieron cuenta jajaja muy YA contemporáneo! :P
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola Xime!!!
    Me gustó mucho tu entrada, a decir verdad, me hiciste reir un poco!
    Debe ser realmente horrible que te lleven por delante el libro, yo me quedaría con una cara de poker tremenda y si el otro me mira sin dudas se tendría que aguantar mi malhumor peeero, por desgracia, soy de esas personas que se marean si leen en los transportes.
    Así que, por mi parte, sin música me muero en un colectivo/subte ya que no puedo hacer nada más.
    A duras penas puedo escribri por wpp, las redes ni me las menciones que me mareo jajaj, soy un desastre.
    Me alegra que puedas aprovechar ese tiempo, y espero que nunca te pase de quedarte tan enfrascada leyendo que te pases un par de cuadras o paradas.
    Beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juli! Uh qué bajón marearte :( ya de por sí marearse es bastante feo, pero que no sea en tu casa y en el transporte público...pero la música salvadora de momentos siempre está ahí! :P A mí me pasa que cuando subo mando un wpp para avisar que ya estoy en el subte usando el wifi libre, pero como hay solo en las estaciones y todavía no me conecté o lo envié es como "NOOOOOOO" jajaja
      Ojalá que no, aunque hoy casi me pasa :P Besos!

      Eliminar
  3. Yo no puedo leer en el transporte público porque me dan ganas de vomitar. PERO en mis años deu niversidad, cuando tenía casi dos horas en el colectivo, me llevaba audiolibros para escuchar jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Ah re genial jajaja yo no soy muy amiga de los audiolibros porque me termino distrayendo, aparte nunca entiendo bien cuando me leen, pero qué bueno que vos puedas hacerlo, besos!

      Eliminar
  4. Hola Xime!
    AME ESTE POST, te juro que me sentí re identificada con todo (? Yo curso a una hora y media de Púan y aunque (confieso) aprovecho para dormir (porque o salgo muy temprano o vuelvo a casa muy tarde) a veces leo.
    Lo que más amo de leer en el bondi es que nadie te esta jodiendo ni pidiendo nada, en mi casa siempre que me pongo con una lectura da la casualidad que hay que limpiar algo. Pero a su vez, odio leer en el transporte porque últimamente me mareo zarpado o me meto tanto en la lectura que se me pasan las paradas (?
    ¡besos y gracias por la entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juli! Yaaaaay! Uf, yo no podría dormir, estaría durmiendo todo el día y vendría alguien a decirme "piba qué haces salí de acá andá a dormir a tu casa" :( CLARO cuando viajas no hay nadie que te diga nada, excepto la ocasional señora que tiene algo de lo que quejarse y PUM saliste sorteada jajaja besos!

      Eliminar
  5. ¡Hola Xime! Por ahora, estoy en el último año de secundaría y también voy caminando mayormente, pero tengo un grave problema que odio, que es que tanto en auto como en transporte público, me mareo fácil y más si estoy leyendo (te juro que me pasa hasta cuando miro el celular para cambiar la canción). Así que, todavía no me arriesgué pero el año que viene voy a tener una hora de viaje y bueno, de alguna forma me las voy a arreglar jajaja.
    ¡Muy buena entrada, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mai! Las chicas más arriba también me comentaron el tema del mareo, no pensé que le pasara a tanta gente! Que bajón :( como Nathalia más arriba, capaz sea una opción recurrir a los audiolibros. Y sino, tendrá que ser música jajaja besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...